lunes, 11 de noviembre de 2013

Correr, correr correr....

Hola a todos:
Hoy os vengo a dejar unas líneas sobre un tema al que tengo especial cariño por lo cerca que me toca... la carrera, footing, atletismo de fondo, o cualquier otra acepción del hecho de calzarse unas zapatillas y salir a la calle a rodar por la tierra o el asfalto.
En la sección Cartas de los lectores de la revista Investigación y Ciencia, Linda S. Pescatello y Blair T . Johnson, aluden a un artículo de Robin Marantz Henig en el que se resume la poca eficiencia del uso de los antidepresivos y como alternativa a esta terapia  nos indican que existen suficientes evidencias científicas acerca de los beneficios  de los ejercicios aeróbicos (por ej. el running) para reducir los síntomas depresivos. Entre sus beneficios:

  • Mejoras del sueño
  • Reducción de la grasa corporal.
  • Aumento de las resistencia física y de la esperanza de vida
  • Mejora de la libido
Algo que en el mundo de los corredores, en el que me encuentro hace años, todos sabemos. Por aquí hemos visto mejorar muchas depresiones, obesidades, falta de forma física y de alegría de vivir mediante la carrera continua de baja intensidad (lento). Si es con la compañía de amigos o familia alcanza niveles óptimos de satisfacción. Correr nos hace mejores y nos ayuda a tener una mejor calidad de vida...eso sí, hay que acostumbrarse a lidiar de vez en cuando con algún que otro dolor muscular o articular...nada que nos lleve a abandonar.

SEGUIR EN TWITTER